01
Oct
09

NORMATIVA SECRETA DE LOS MILITARES PARA LA INVESTIGACIÓN OVNI.

Algunos comentarios inevitables.

* Es curioso. Si los Ovnis, según los militares y el proceso de desclasificación, “no existen”, ¿Porqué ese interés en recabar y reunir información a través de los medios de comunicación? (página 3). ¿Por qué llevar a cabo una investigación (página 4) sobre algo que “sólo son globos meteorológicos, planeta Venus, alucinaciones o reflejos ópticos”?.
Sí, ahí, en la “IG-40-5”, está la verdad.

* ¿Y porque la centralización y custodia de los expedientes-ovni es un asunto que compete a la Sección de Inteligencia del Estado Mayor? ¡Qué raro! ¡Un informe Ovni, “explicado” como un simple globo sonda, custodiado por los Servicios de Inteligencia?. Más aún: en ese mismo párrafo de la página 4 se deja bien claro que, “una vez finalizada la recopilación de información, se remitirá, clasificada como confidencial”. Algo, en efecto, no encaja…
¿Tenía o no tenía razón al afirmar que los Servicios de Inteligencia se ocupan -y de qué forma- del fenómeno ovni?. (Ver documento sobre el CESID y organigrama sobre la forma de “trabajo” de los Servicios de Inteligencia en la intoxicación a la opinión pública).

—————————————————————————————————————————————————————————————-

* Y por si quedaba alguna duda, el anexo A (página 1) lo especifica con toda claridad: “cuando proceda realizar una investigación, la responsable será la Sección de Inteligencia…”.

* En la página 2 (anexo A) aparece también otro asunto que no tiene desperdicio. Al leer el texto sobre el grado de fiabilidad de los testigos, francamente, uno queda perplejo.
En el último escalón de credibilidad (“D”) son incluidas las personas sin profesión ni estudios. Increíble. ¿Qué tendrá que ver la verdad y la honestidad con los títulos universitarios o con la formación científica?. Según la Real Academia de la Lengua Española, “fiabilidad” significa la confianza que merece un individuo. Pues bien, según esta clasificación de los Servicios de Inteligencia militar, las amas de casa, los analfabetos y todos aquellos que carecen de una “sólida formación intelectual” no son testigos fiables o lo son en grado ínfimo. El planteamiento se me antoja tan ruín y falso de nómadas que no merece mayores comentarios.

* ¿Y qué decir de afirmación contenida en la página 3? ¿Por qué la obsesión por el fenómeno ovni o por el esoterismo pueden condicionar un testimonio?. Hay casos en lo que esto es cierto y otros en los que no…

* ¿Afán de lucro?. Los militares, por lo visto, no saben que el fenómeno ovni es ruinoso. Lo afirma alguien con sobrada experiencia.

* Soportes gráficos. He aquí un punto de especial interés, sobre todo para aquellas personas que consiguen filmar fotografiar un ovni. En España, desde marzo de 1992, ningún militar puede requisar ese tipo de documentos. La “IG-40-5″, como se ve, lo prohíbe. En los próximos meses me referiré a algunos casos en los que nada de esto se cumplió…

* Materiales-restos presuntamente procedentes de ovnis. Pero ¿Por qué molestarse en ofrecer tanto detalle…, si los ovnis sólo son fenómenos naturales y perfectamente explicables? Así consta en los informes desclasificados).

Pasemos ahora a otro capítulo -el cuestionario- que define con nitidez el verdadero interés de los militares por estas naves:

* Página 1:”¿le interesan la parapsicología, ovnis ocultismo…?”. Insisto: ¿Qué tiene que ver esto con el suceso que se investiga?. Empezamos mal…

* Velocidad (página 4). Los militares admiten que el fenómeno pudo desarrollar una velocidad “vertiginosa”. Pero, si no existe… Apariencia del fenómeno (página 5). ¿Gaseosa?. ¿Transparente? ¿Burbuja?. No sabía que los globos fueron “gaseosos” o que Venus se presentara de forma “transparente”.

* Forma (página 5). Aquí, nuevamente, los militares se descubren. ¿Desde cuándo los aviones son esféricos o con forma de lenteja?. ¿Por qué preguntar al testigo si tenía cúpula? La desclasificación no admite este tipo de objetos. Me olvidaba: la “IG-40-5” es secreta… No fue elaborada para la opinión pública.

* En cuanto al recuadro ( página 5) en el que se pide que el testigo dibuje lo que vío, las sugerencias son muy elocuentes: ¿Puertas, antenas, escalerillas, patas? ¡Qué curioso!. ¡ El planeta planeta Venus con emblemas!.

* Olores (página 6). Tampoco sabía que los misiles y alucinaciones tuvieran olor.

* Evoluciones (página 7). Otro detalle “sumamente” significativo. La mayor parte de los investigadores honestos y con un mínimo de información hemos denunciado desde el principio la estrecha colaboración de algunos sujetos -supuestos investigadores civiles- con los servicios de inteligencia militar que llevaron a cabo la desclasificación del archivo ovni de las fuerzas aéreas españolas. Pues bien, en este apartado de la “IG-40-5” se ha deslizado otra prueba de lo que afirmamos. El señor Ballester Olmos, miembro activo del CEI (centro de estudios interplanetarios, con sede en Barcelona), facilitó a la sección de inteligencia un modelo de cuestionario del referido centro. Y los militares lo copiaron, maquillando aquí y allá. El ejemplo de los dibujos es abrumador.

* Efectos secundarios (fisiológico-psíquicos) (página 8) ¡Genial! ¿Desde cuándo la observación de globos y reflejos ópticos provoca parálisis o distorsión del tiempo?. Una vez más se les ve el plumero…

* Huellas materiales (página 9). ¿Deshidratación?. ¿Quemaduras?. ¿Mutaciones?.
Sí, esta es la verdad. Este es el verdadero pensamiento de los militares respecto al fenómeno ovni…

* Seres (Páginas 10 y 11). Frente a este capítulo, todo comentario está de sobra. Si los ovnis no existen, si tan sólo se trata de confusiones, mentiras, afán de lucro y publicidad por parte los testigos, ¿a qué viene semejante detallada batería de preguntas?. ¿Por qué ese afán por saber si portaban armas, escafandras o si la actitud era hostil o cordial?. ¿En qué quedamos?. ¿Existen o no existen?.

* Por último, en el “juicio del oficial informador” (apéndice dos del Anexo A) encontramos la enésima contradicción. Si cabe la posibilidad de que los fenómenos observados se debieron a causas “no explicables”, ¿por qué en la desclasificación apenas se menciona?. Prácticamente, el 90% de esos avistamientos fue originado por lo ya dicho: globos, Venus, reflejos, etc.

Como afirmaba mi amigo, el confidente, ésta, la “IG-40-5”, sí es la verdad. El resto es pura intoxicación.

Para ver toda la documentacion: http://www.planetabenitez.com/materia/MateriaR-5.htm

Anuncios

1 Response to “NORMATIVA SECRETA DE LOS MILITARES PARA LA INVESTIGACIÓN OVNI.”


  1. 1 AleX
    19/07/2012 en 4:15 AM

    hola amigos … ps… creo q es un proyecto de ley o procedimiento para la investigacion alienigena y todo cae a lo ridiculo y absurdo…. no parece una norma….


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


Archivos

octubre 2009
L M X J V S D
« Sep   Nov »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  

Blog Stats

  • 1,112,448 hits

A %d blogueros les gusta esto: